Hoy más que nunca, nuestros ojos se han convertido en el centro de expresión y comunicación. Nuestra mirada puede reflejar vitalidad y juventud, o cansancio y envejecimiento prematuro. Por lo tanto, la apariencia de la región periocular ha cobrado mucha importancia tanto para hombres como para mujeres.

Los párpados (inferiores) de las personas jóvenes se caracterizan por su piel delicada, contorno almendrado y una transición casi imperceptible con la mejilla que dibuja una sutil curva de perfil – Curva de Ogee –. Este perfil tan atractivo es simplemente una manifestación del volumen que aportan los paquetes de grasa a los pómulos, volumen que también sirve como soporte para los párpados inferiores.

Cuando los pómulos pierden volumen debido a la absorción de la grasa, cambios bruscos en el peso corporal, o el simple envejecimiento, los párpados inferiores adquieren un aspecto cansado o demudado. Es entonces que empezamos a notar algunos signos indeseables, como la formación de surcos en la parte interna los párpados inferiores, bolsas debajo de los ojos y pómulos chatos. En algunas personas, especialmente aquellas con alergias crónicas, estos signos también pueden estar asociados con ojeras muy pronunciadas.

Alternativas para rejuvenecer los párpados inferiores.

Afortunadamente, existen muchas alternativas para lograr un rejuvenecimiento de la zona periocular. Por un lado, se han desarrollado varias técnicas quirúrgicas para restaurar el volumen y mejorar la apariencia de los párpados inferiores. Estas incluyen la blefaroplastia inferior con reposicionamiento de grasa, transferencia de grasa autóloga (microlipoinyección) e implantes malares.

Por otro lado, existen las opciones no quirúrgicas, las cuales nos permiten alcanzar resultados excelentes por un tiempo, sin la necesidad de cirugía. Estas opciones terapéuticas se basan en el análisis de los cambios anatómicos mencionados anteriormente. Es decir, podemos revertir los signos del envejecimiento palpebral aportando volumen a la mejilla, como si estuviéramos esculpiendo un rostro más juvenil. Los dispositivos médicos que llamados rellenos dérmicos inyectables se utilizan actualmente para lograr este objetivo.

Rejuvenecimiento del párpado inferior y mejilla con rellenos dérmicos.

Los rellenos dérmicos son sustancias viscoelásticas que se inyectan debajo de la piel para proporcionar volumen en áreas específicas del rostro. El objetivo de la aplicación es lograr cambios estéticos positivos y naturales, sin comprometer la integridad fisiológica del sitio donde se inyectan.

Algunos rellenos se han diseñado específicamente para corregir las bolsas de los párpados inferiores y las ojeras. De hecho, los cirujanos oculoplásticos y dermatólogos utilizan estos productos en muchos pacientes para rejuvenecer el párpado inferior sin que el paciente tenga que someterse a una cirugía.

Hay varios puntos clave a considerar a la hora de usar rellenos dérmicos en los párpados inferiores. Primero, el médico que inyecta el relleno debe tener una amplia experiencia con su aplicación. Los párpados inferiores son una de las estructuras faciales más delicadas y pueden sufrir daño irreparable si el procedimiento se realiza incorrectamente. Además, la única forma de obtener resultados naturales es tener un buen conocimiento de la anatomía y fisiología de la zona. El inyector debe estar familiarizado con los productos adecuados y la técnica más segura y eficaz para tratar esta área anatómica tan delicada.

La elección de un relleno adecuado es fundamental. No todos los rellenos tienen la misma calidad ni están diseñados para los párpados inferiores. Por lo tanto, el médico debe seleccionar el relleno que se adapte mejor a las necesidades estéticas de su paciente. La familia de rellenos de ácido hialurónico, por ejemplo, es una excelente opción para esta zona del rostro.

Finalmente, la forma en que se administra la inyección es probablemente el factor más determinante en el resultado. La aplicación debe realizarse en el consultorio del médico respetando la técnica aséptica. Por otro lado, para garantizar una aplicación indolora, el doctor debería colocar anestesia tópica o hacer un bloqueo del nervio. Lo más importante es que el inyector esté familiarizado con la anatomía de la región periocular, porque solo así podrá “esculpir” el área anterior y lateral de las mejillas para brindar soporte al párpado y reducir la apariencia de las bolsas.

¿Qué puedo esperar después de la aplicación del relleno debajo de mis ojos?

Todo paciente que se somete a este tipo de procedimiento debe esperar cierto grado de hinchazón del párpado inferior. Esta hinchazón puede durar hasta una semana en algunos casos. También pueden aparecer hematomas con la inyección, pero no son tan comunes. El primer día, los pacientes deben aplicarse compresas frías en los párpados, siempre evitando masajear la zona.

Algunos pacientes pueden notar un tono azulado debajo de la piel del párpado inferior días después del procedimiento (efecto Tyndall). Es más probable que esto ocurra en personas de piel clara. Si esto sucede, es prudente esperar unas semanas, o el relleno puede disolverse parcialmente con una enzima.

Los rellenos dérmicos no ofrecen resultados permanentes.

Es muy importante reconocer que la corrección de bolsas y ojeras con rellenos NO es un tratamiento permanente. El resultado puede durar entre 6 y 18 meses, dependiendo de la cantidad de producto y la calidad del relleno que se aplique. Por lo tanto, los pacientes deben repetir la aplicación según sea necesario.

El efecto de los rellenos faciales se puede complementar con Botox para lograr un rejuvenecimiento más integral.

La toxina botulínica (Botox) sirve para relajar los músculos de la cara. El objetivo principal de este producto es tratar las líneas de expresión y las arrugas superficiales. Sin embargo, estamos comenzando a reconocer otros efectos de este maravilloso producto, como una mejor textura de la piel y remodelación de los tejidos en las zonas donde se inyecta.

Se puede aplicar Botox en el área periocular para mejorar el contorno del párpado y reducir la acción de los músculos depresores de las cejas. Es una excelente manera de complementar el aporte de volumen que ofrecen los rellenos de ácido hialurónico. Cuando se usan a la misma vez, los rellenos y el Botox trabajan en conjunto para sumar a sus resultados individuales, creando así los mejores resultados estéticos.

En ArteFacial, estamos comprometidos a ofrecer a nuestros pacientes las mejores alternativas quirúrgicas y no quirúrgicas para mejorar la apariencia del la mirada y brindar resultados naturales con los mejores productos.

    SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

    Complete el siguiente formulario para ponernos en contacto con usted

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la copa.

    * Indica que el campo es requerido

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

    Publicar comentario