Nuestros rostros son únicos en muchos aspectos, pero es indudable que el tiempo nos afecta a todos por igual. A medida que envejecemos, la gravedad, los rayos ultravioletas y los cambios hormonales deterioran el colágeno y las fibras elásticas de la piel, restándole volumen a la cara y provocando el descenso de los tejidos blandos de la frente, la mejilla y el cuello. El rostro adopta una apariencia cansada y holgada, como lo haría un globo de aire al perder su volumen. La cirugía continúa siendo el estándar de oro para levantar los tejidos de la cara y recobrar los ángulos faciales que caracterizan el rostro joven. No obstante, podemos alcanzar resultados excepcionales con las inyecciones de rellenos faciales, los cuales se han convertido en un complemento indispensable en la búsqueda del rejuvenecimiento facial.

En las últimas dos décadas, el aporte de volumen que ofrecen las aplicaciones de rellenos faciales se ha convertido en una herramienta principal para los cirujanos especialistas en el rejuvenecimiento facial, que se dedican a esculpir el rostro. Existen múltiples rellenos disponibles en el mercado, la mayoría de ellos destinados a sustituir el volumen que el rostro ha perdido y a favorecer la producción de colágeno en la piel.

Las inyecciones de rellenos pueden ser administradas en la mayoría de las unidades anatómicas de la cara, buscando una restauración global y armoniosa del rostro y la disminución de líneas, arrugas y flacidez. Las áreas que más se benefician de los rellenos son las mejillas, los pliegues a los lados de la boca, los surcos debajo de los párpados y los labios.

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

Complete el siguiente formulario para ponernos en contacto con usted

[recaptcha]

* Indica que el campo es requerido