Tratamientos de ojos saltones

La orbitopatía tiroidea (OT), mejor conocida como orbitopatía de Graves, es una enfermedad inflamatoria que afecta a los tejidos que rodean el ojo (lo que conocemos como la órbita); fundamentalmente la grasa y los músculos se ven afectados, aunque también perjudica los párpados en la mayoría de los casos. Se trata de una enfermedad crónica que puede tener un inicio agudo (días) o subagudo (semanas a meses). En general va asociada al hipertiroidismo, pero también puede ocurrir en el hipotiroidismo, y es mucho más frecuente en mujeres. La enfermedad tiene una fase activa o inflamatoria, la cual puede tardar hasta 2 años, y una fase crónica.

La fase activa se puede manifestar de diferentes maneras: inflamación ocular que no cura con tratamientos habituales, sensibilidad a la luz, lagrimeo constante, sensación de presión en los ojos y cambios en la visión. En la mayoría de los casos, los síntomas se pueden manejar de manera conservadora, con lágrimas artificiales, gafas oscuras y anti-inflamatorios tópicos; en otros casos, la OT puede comprometer la visión significativamente y el paciente debe ser tratado de forma agresiva, en conjunto con un endocrinólogo que tenga experiencia en esta enfermedad.

La fase activa conduce a una fase crónica en la cual los tejidos se han cicatrizado, a pesar de que ya no existe una inflamación activa en los ojos. Los tratamientos con fármacos no ayudan a mejorar las secuelas de la inflamación y, por lo tanto, hablamos de una fase de rehabilitación quirúrgica en la cual utilizamos procedimientos reconstructivos para restaurar el aspecto normal de los ojos. Mediante estos procedimientos podemos tratar secuelas de la OT como los párpados retraídos, las bolsas y los “ojos saltones” (exoftalmos). Es muy probable que se necesite más de una cirugía para alcanzar el mejor resultado funcional y estético.

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

Complete el siguiente formulario para ponernos en contacto con usted

[recaptcha]

* Indica que el campo es requerido