¿Por qué se obstruye un lagrimal y cuáles son los síntomas?

Una obstrucción de los conductos lagrimales puede ocurrir por diferentes causas: cambios hormonales, trauma, condiciones inflamatorias, medicamentos, etc. La obstrucción suele causar lagrimeo constante de uno o ambos ojos y secreción mucosa intermitente; en casos de infección, el paciente puede experimentar dolor severo y enrojecimiento del ángulo interno del ojo. Estos signos y síntomas son secundarios a una obstrucción en el drenaje de las lágrimas, la cual tiende a localizarse en el conducto que lleva las lágrimas desde el ojo hasta la nariz.

Si uno o ambos conductos lagrimales están obstruidos, las lágrimas no podrán drenar adecuadamente y van a desbordarse, produciendo un lagrimeo constante que baja por la mejilla. Además del derramamiento de lágrimas, el paciente también puede experimentar visión borrosa, secreción e irritación ocular. Es necesario realizar una exploración de la vía lagrimal para determinar el grado de obstrucción y poder escoger el tratamiento más adecuado.

¿Cuál es la solución para un lagrimal obstruido?

El tratamiento va a depender de tus síntomas y el grado de obstrucción. Si existe una infección del saco lagrimal secundaria a la obstrucción, será necesario aplicar compresas calientes en la zona inflamada y dar antibióticos orales. Cuando existe una obstrucción total del lagrimal será recomendable intervenir quirúrgicamente para tratar la obstrucción. La Dacriocistorinostomía o DCR es la cirugía de elección en estos casos. La DCR es una cirugía ambulatoria que se realiza para restaurar el drenaje de la lágrima hacia la nariz. La operación se realiza utilizando una técnica endoscópica para evitar una cicatriz en el rostro.

    SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

    Complete el siguiente formulario para ponernos en contacto con usted

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la copa.

    * Indica que el campo es requerido